sábado, 12 de marzo de 2016

Reseña: Yo estuve aquí de Gayle Forman




El suicidio de Meg ha dejado a Cody devastada. Meg era la chica que todas querrían ser: admirada, inteligente, brillante, con una personalidad arrolladora… ¿Qué la ha llevado a poner fin a su vida, y de forma tan meticulosa, tan planificada? ¿Cómo es posible que Cody haya pasado por alto las señales de que algo así pudiera suceder, si ambas lo compartían todo? Cody necesita entender, conocer, reescribir su amistad. Eso es lo que intenta cuando se desplaza a la universidad de Tacoma a recoger las cosas de Meg. Un viaje que pondrá en entredicho todo cuando creía saber sobre su amiga. Un camino que la enfrentará a cuestiones difíciles de sobrellevar… y que la llevará al límite de sí misma. 
 

Hace ya más de 5 años que tuve el placer de leer Si decido quedarme y recuerdo que me impactó muchísimo por la crudeza con la que Gayle Forman relataba esta historia (aunque en la película se haya endulzado). Años después lo releí para empezar por fin su segunda parte y volvió a gustarme tanto como la primera vez. Gayle Forman pasó a formar parte de mi lista de escritores favoritos, ya no sólo por sus historias, sino también por su manera de narrarlas. Es cierto que hace ya un tiempo leí Sólo un día y no me gustó demasiado, pero cuando salió este nuevo libro de la autora quise darle una nueva oportunidad. Me gustan los libros de fantasía, sí, pero también me gusta leer historias sobre conflictos y personajes del mundo real, y en este caso el tema central de la novela es el suicidio. Nos muestra cómo es de desconocida la depresión, un término que se utiliza muchas veces a la ligera pero que encierra una enfermedad mucho más grave, y que en realidad los que no la experimentamos no somos capaces de comprenderla o meternos en la piel de la persona que la sufre.

La protagonista de esta historia es Cody, una chica cuya mejor amiga se ha suicidado. Se encuentra desamparada, no sabe como ha podido pasar y quiere encontrar las respuestas a todas las preguntas que nadie manifiesta en voz alta. ¿Cómo había podido llegar Meg a tal extremo? ¿De verdad la conocía lo suficiente? ¿Habría podido hacer algo para detenerla? Meg era la chica perfecta, a la que ella admiraba por encima de todo, y que ahora la había dejado sola. Ella tenía una familia unida, con unos padres que incluso habían cuidado de la propia Cody cuando más lo necesitaba, cuya vida nunca ha sido fácil. Cody se ha quedado en el mismo pueblo, limpiando casas, con una madre a la que debe llamar por su nombre para no "hacerla vieja" y un padre inexistente. Sin embargo, Meg consiguió una beca para ir a una universidad prestigiosa, y ahora a Cody le toca recoger sus pertenencias en la residencia que compartía con otros estudiantes, Alice, Richard y Harry. Ella sólo los había conocido por los sobrenombres y anécdotas peculiares que le había contado Meg por correo electrónico, al igual que a Ben McAllister. 

Poco a poco Cody va dándose cuenta que realmente no sabe lo que Meg había estado haciendo los últimos meses lejos de casa, y conocer las causas de su suicidio se convierte en la razón de no dormir durante las noches hasta dar con ello. No obstante, Gayle Forman nos quiere demostrar que muchas veces buscamos largas explicaciones para cosas que en realidad están delante de nuestras narices y no nos damos cuenta. En ocasiones sí está en nuestras manos ayudar a personas con este tipo de enfermedades mentales, y gracias a ello serán capaces de curarse a la larga, pero es la persona la única que tiene el poder para salir de abajo. Aunque le hayamos fallado, la decisión ha sido suya

Dejar que nuestras heridas cicatricen. Perdonar. Pero a veces lo más duro es perdonarnos a nosotros mismos. 

Nos encontramos con unos personajes muy reales, que sufren, que ríen, que lloran, y que muestran reacciones muy humanas. Todos tenemos nuestros demonios y las familias perfectas no han existido, ni existen, ni existirán nunca. Gayle Forman nos muestra por ejemplo esa familia sin un padre o una madre que apenas se preocupa. Hay que destacar que esta autora da mucha importancia a temas de denuncia social, y especialmente los que afectan a los más jóvenes, como pueden ser también todos los problemas relacionados con las identidades en Internet. 

Parecerá una tontería, pero libros como estos, que muestran problemas sociales que a veces se consideran tabú, pueden ayudar a muchas personas. Podemos creer que leer un libro y que te cambie la vida es imposible, pero la intención de ella en este caso ha sido basarse en una historia real para crear una historia de ficción que no es para nada simple. Me llama siempre la atención que sus novelas sean tan cortas, pero que sea capaz de decir tanto en tan pocas páginas. Yo estuve aquí es una historia de dolor y de incertidumbre, de amistad, de familia y de amor. Los personajes secundarios están muy bien caracterizados y comentar también que me ha gustado que la relación amorosa no se haya convertido en un tema central, pero que tampoco se haya prescindido de ello.

Me parece increíble que dos personas puedan comunicar tantas cosas con una mirada, pero así es. Complicado, confuso y difícil es una buena forma de describirlo. Pero quizás el amor es así. 

Pero sin duda para mí lo mejor de esta historia es el mensaje: "Yo estuve aquí". Meg vivió, tuvo una familia que la quería y amigos que la apreciaban, y a pesar de todo, eso no hay que olvidarlo. Como tampoco hay que olvidar que hay personas que necesitan ayuda, que necesitan ser salvadas, y a simple vista podría no parecerlo. Así que si os gusta esta escritora, o aún no la habéis leído, os recomiendo esta novela porque te atrapa desde el primer momento y vemos la evolución de la protagonista a medida que se va conociendo más a sí misma, y perdonando y aceptando sus defectos y los de los demás.

6 comentarios:

MeriiXún dijo...

Hola^^
Fue una de mis mejores lecturas del 2015, simplemente me encantó y es que hacía tiempo que un libro no me llegaba tan hondo ni me removía tanto. Sin dudas merece mucho la pena leerlo.
un besote!

ѕweeт ѕara dijo...

Tengo muchas ganas de leer algo de la autora porque sólo he oído maravillas de ella. Me alegro de que te haya gustado tanto, a ver si yo tengo esa suerte :3

Un besito, bonita.

esa estrella... dijo...

Me lo apunto! Tengo pendiente leerme la segunda parte de Si decido quedarme (y puede que releer este ya de paso), así que del tirón podría hacer maratón de Gayle Forman ;)
Gracias por la reseña!!

besitos<3

Anka dijo...

Hola :)
Yo tengo un dilema con este libro, y es que no sé si me podría gustar o no.He leído otros libros de la autora y no es que me hayan impresionado precisamente.
Saludos.

Literatómana Viva dijo...

¡Hola!
Cada vez que leo una reseña de este libro, me pregunto por qué no lo he leído todavía. ¡Le tengo muchísimas ganas!
Literatobesos.

Siriax2 dijo...

Me ha gustado la reseña y me apunto el libro, creo que me puede gustar si ^^